Una Mirada al Mundo de las Adicciones.
Javier Aluni
Por: Javier Aluni
Martes 28 de mayo de 2019

Cuando inicie mis estudios en Hotelería y Turismo, se me hizo muy contrasta te y emocionante que el Rector nos dijo el primer día, que esta carrera nos llevaría a poder administrar, vender y operar cualquier empresa de servicios relacionados con el turismo y también hospitales. He dado consultoría y lo he hecho para hospitales; ahora Dios me permite apoyar a clínicas privadas de rehabilitación en adicciones.
Durante mi carrera hotelera de más de treinta años de experiencia, he podido operar hoteles espléndidos y reconocidos, por diferentes calificadores mundiales con estrictos estándares en edificio, amenidades pero sobretodo más del 75 u 80% son de servicio y atención al huésped.
Ahora en esta gran oportunidad de estar colaborando con estas empresas también de servicios (no anexos) voy aprendiendo y valorando el trabajo de estas.
He aprendido que ni el paciente, ni los familiares quieres hacer caso a los síntomas que se presentan, que como todo si los atacáramos al mínimo asomo de que alguien de nuestra familia, escuela o trabajo sería muy más rápido cortarlo y claro mucho más barato. Si porque, así como cuesta dinero ingresar al mundo de las adicciones, cuesta también dinero y mucho sufrimiento salir de ellas, "Si son una maldición para quien consume como para quien vive con él"
Estos establecimientos cumplen con rehabilitar a un paciente adicto a algo, que cuando salga de ahí, deberá seguir buscando diariamente él no volver a recaer.
He podido ver casos de éxito, donde verdaderamente se ve el profesionalismo y atención de estos dos establecimientos. Están ubicados en León, GTO.


Visita sus sitios y conoce más de ellos www.campuslumier.mx y www.campusmontesion.mx


Se tienen tres áreas muy importantes de las que escribiré posteriormente:

  • Área Médica

  • Área Terapéutica

  • Área de Servicios.


Hay esperanza para cualquier adición, no sufras más.


“Entrega al Señor todo lo qué haces; confía en El y Él te ayudará” Sal 37:5